Your browser doesn’t support HTML5 audio

James Rodríguez no pudo aguantar las lágrimas durante una entrevista luego de conseguir el pase a la final de la Copa América 2024. James, desde su vuelta, se ha convertido en una pieza clave del equipo llevando a la selección colombiana a una nueva final 23 años después.

A sus 32 años, James Rodríguez está viviendo un renacimiento futbolístico con la Selección Colombia. El zurdo cucuteño se ha convertido en el director de orquesta del equipo de Néstor Lorenzo, siendo fundamental en el ataque y aportando magia con sus centros precisos y pases milimétricos.

Las estadísticas hablan por sí solas: en los cinco partidos disputados en la Copa América, James ha registrado un gol y seis asistencias, siendo el máximo asistidor del torneo hasta el momento.

Su influencia en el juego es innegable. Cada vez que toca el balón, la esperanza se enciende en la hinchada colombiana. Sus movimientos inteligentes, su visión de juego y su capacidad para generar ocasiones lo convierten en un arma letal para sus rivales.

James no solo es talento, también es liderazgo. En la cancha, es el guía de sus compañeros más jóvenes, a quienes contagia con su experiencia y su pasión por la camiseta.

Su regreso a la Selección Colombia ha sido un soplo de aire fresco. Ha demostrado que todavía tiene mucho fútbol para dar y que sigue siendo uno de los mejores jugadores del continente.